Jessica Casas
Jessica Casas

Una semana después de cumplir 18 años, la estudiante de último año de la West Salem High School, Jessica Casas, recibió un paquete especial por correo. Al abrir la caja grande, Casas encontró un folleto que decía “Bienvenida a la Familia GMS”.

Sin leer nada más, corrió hacia la cocina para contarle la noticia a su madre: acababa de recibir la codiciada Beca Gates Millennium la cual le financiaría por completo su asistencia a la universidad que ella eligiese.

“Cuando se lo conté a mi madre, me abrazó y me felicitó”, relata Casas. “Estaba muy contenta. Al saber que no tendré que preocuparme por cómo pagar la universidad, recuerdo y pienso ‘Guau, tengo muchas oportunidades’”.

Creada por la Fundación Bill and Melinda Gates, la Beca Gates Millennium se otorga anualmente a 1,000 estudiantes secundarios con las mejores calificaciones y les ofrece financiación hasta que logren graduarse en las universidades que elijan. El programa también financia estudios de posgrado para becarios Gates en áreas específicas.

“Es una sensación muy buena. Cuando me enteré, no pude pensar en otra cosa que en la gran oportunidad que tenía para continuar con mi educación hasta niveles de doctorado”, dice Casas.

Desde niña, Casas siempre supo que quería ir a la universidad, pero no sabía cómo la pagaría. Es hija de inmigrantes mexicanos que vinieron a los Estados Unidos cuando tenía 10 años y, como tal, no tenía modelos a seguir de personas que hayan alcanzado el nivel de educación superior estadounidense.

“Mis padres me apoyan y siempre me dijeron que iría a la universidad’”, afirma Casas. “Pero no sabía cómo hacerlo”.

Casas encontró los recursos que necesitaba en el Campamento Internacional 4-H de la Universidad Estatal de Oregon, un programa que reúne a los estudiantes minoritarios en el verano para que sepan cómo pueden tener acceso a la educación superior. Casas comenzó a asistir al campamento en 2010.

Allí aprendió a completar documentos para el ingreso a la universidad y las solicitudes de ayuda económica, y conoció a estudiantes universitarios que rápidamente se convirtieron en los modelos a seguir que había estado buscando.

“Necesitaba el apoyo de otros estudiantes”, dice Casas. “No todos los estudiantes cuentan con personas que hayan ido a la universidad y les dicen que pueden hacerlo. Mis padres no fueron a la universidad; por lo tanto, poder hablar con personas que sí lo han hecho y que están continuando con sus estudios marcó una gran diferencia”.

La familia Casas
Jessica Casas siempre tuvo el apoyo de su familia respecto a asistir a la universidad. Ahora, la Beca Gates Millennium la ayudará a financiar su educación.

En uno de los talleres que asistió, los estudiantes recibieron copias impresas de la solicitud para la Beca Gates Millennium y el asesoramiento de antiguos becarios Gates.

“El campamento 4-H realmente te abre los ojos”, afirma Casas. “Hay recursos para ir a la universidad, continuar con los estudios y tener éxito en la vida. Solo tienes que trabajar para ello”.

Aprender a decir “Sí, puedo”.

Casas no es la única estudiante cuya experiencia en el Campamento Internacional 4-H tuvo un profundo impacto en su futuro. Además de ayudar a cientos de estudiantes en su camino hacia la universidad, el Campamento Internacional 4-H generó cinco ganadores de becas Gates Millennium en los últimos seis años.

“No existe otra escuela secundaria, otro programa 4-H, otro club ni organización que haya tenido cinco estudiantes con Becas Gates en seis años”, afirma Mario Magana, profesor adjunto del Servicio de Extensión de la OSU, quien coordina el campamento. “Con estos campamentos de verano, los chicos comienzan a desarrollar las habilidades y la confianza que necesitan para solicitar una beca”.

Desde que comenzó en 2004, el campamento trabajó anualmente con aproximadamente 300 estudiantes provenientes de escuelas primarias y secundarias de todo Oregon. Los estudiantes secundarios trabajan como asesores del campamento para los estudiantes más jóvenes y los estudiantes universitarios voluntarios son modelos a seguir en el campamento de estudiantes secundarios.

El enfoque de Magana en la estructura del campamento es activo.

“En 4-H, no solo hablamos, sino que trabajamos”, sostiene Magana. “No solo hablamos de becas; ayudamos a los chicos a conocer la estructura para solicitar becas. Realmente abordamos todos los aspectos y ayudamos a los chicos a comprender todo el proceso”.

Desde el nivel primario, Magana organiza los campamentos para reforzar un mensaje de oportunidad.

“Estos chicos no solo desarrollan habilidades, sino la actitud de decir ‘Sí, puedo’”, afirma Magana.” Una vez que se dan cuenta de que todo puede ser posible, comienzan a aprovechar los recursos. Creo que esos cinco estudiantes que recibieron las becas Gates se dieron cuenta de que todo es posible en sus vidas”.

Transmisión de conocimientos

Casas con su familia
Casas, jugando al fútbol con su familia.

Casas dice que está ansiosa de transmitir lo que aprendió durante su experiencia en el campamento. Al asistir a los campamentos como asesora u oradora y motivar a los estudiantes más jóvenes, Casas espera integrar la próxima generación de modelos a seguir y ser un ejemplo de inspiración.

“Tener esa experiencia de asesora te ofrece una perspectiva diferente de que puedes hacer la diferencia en la vida de un estudiante joven”, dice Casas.

Magana dice que el campamento se construye con este tipo de voluntariado. Los antiguos asistentes al campamento se convierten en asesores y luego enseñan los mismos talleres que los ayudaron en su proceso de ingreso a la universidad.

“Saben cuánto se beneficiaron con los campamentos de verano y cuánto beneficiarán a las próximas generaciones”, dice Magana.

Aunque no está segura en qué desea especializarse, Casas planea asistir a la OSU en otoño y usará su formación para beneficiar a la comunidad latina y a otros grupos en desventaja cuyos miembros jóvenes se esfuerzan para acceder a los recursos educativos.

“Si no hubiera tenido personas con las que hablar en 4-H, no sé qué estaría haciendo ahora”, explica Casas. “Eso marcó una diferencia en mi vida y me inspira, porque realmente deseo ayudar a otros estudiantes que se están esforzando para ir a la universidad”.

Leer esta historia en Inglés

 

 

Leave a reply

required


*

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>